Estas ventanas se abren pivotando sobre su eje horizontal o vertical. Su apertura se realiza tanto en su parte superior como inferior (si su eje es horizontal) o en su parte izquierda o derecha (si su eje es vertical). Sus hojas no giran libremente, sino que tiene unos puntos de fricción que puede controlar cada persona.

Aunque su sistema es complejo de fabricar e instalar, ofrece bastantes ventajas como su insonorización y que no ocupan mucho sitio en la vivienda.

Permiten regular la ventilación del lugar con facilidad. También se pueden limpiar de forma sencilla desde el interior.