Una ventana practicable o batiente se puede abrir completamente al exterior. Se divide en una o dos hojas ancladas por unas bisagras laterales que permiten su total movimiento y/o apertura.

La ventana abatible es la ventana más practica y funcional. Ofrecen un buen aislamiento térmico y acústico.